Tarea

Avatar del usuario amomelchjor

Necesito un resumen de tempestad en la cordillera por walter guevara es un libro boliviano

por Amomelchjor

¿Algo no te quedó claro?¡Pregunta!

Pregunta al Amomelchjor acerca de esta tarea...

Respuestas

Respuestas

1
Avatar del usuario marianita
Marianita respondió

TEMPESTAD EN LA CORDILLERA
-¡Mamani Poma Juaaan! -gritó el pagador con voz cansada.
-¡Mamani Pomaaaa! ¡Mamaniiii! -repitieron varias voces ásperas entre el grupo de mineros que esperaban su pago quincenal, parados frente a las ventanillas de unas casuchas achatadas, con paredes de barro y techo de calamina. Era la administración de la mina wólfram "Kami". El eterno frío de la cordillera de los andes, implacable enemigo de esta especie de gusanos envueltos en harapos y cubiertos de tierra oscura, parecía morder con más ferocidad que otras veces.
-¡Mamaniiiii! -gritó de nuevo el pagador y la última sílaba se adelgazó como un hilo. Los obreros se rieron ante el tono de irritación histérica del grito.
-¿Qué es de ese animal? -agregó apresuradamente el hombre de la ventanilla con entonación compuesta y casi varonil.
Juan Mamani Poma, apoyado contra un cote de la roca que hacía de plazoleta frente a la administración, parecía un sonámbulo.
-¿Mana huyarinqui? -T'es tan gritando tu nombre. ¿Jokharachu kanki? -exclamó una palliri, apoyada también contra la roca y, acompañando la acción a las palabras, dio un empellón al hombre.
-¡Fermee! -respondió al fin Mamani Poma, como gritaba en el cuartel al escuchar su nombre en la lista. Los puntapiés de su teniente no alcanzaron a corregir la pronunciación del mestizo quechua obligado a usar el castellano.
-Apúrate animal. ¿Hasta cuándo voy a estar aquí? Seguro que ya estás borracho -y mientras hablaba de tú a Ud. al obrero, el pagador y su ayudante tarjaban diligentemente el nombre de Mamani Poma en seis ejemplares de la planilla de pagos. Después, el pagador tomó el sobre que estaba encima de una pila de otros absolutamente iguales, comprobó su contenido quizá por centésima vez con la prolijidad proficua de todo jugador y, a tiempo de dárselo a Mamani Poma, le dijo con tono más conciliador.
-Doscientos treinta pesos con veinticinco centavos de saldo. Te hemos descontado la mitad. Esta quincena has faltado casi ocho días..

  • Comentarios
  • ¡Notificar abuso!
  • Gracias (38)
  • Califica Nota: 4, Votos: 19

Comentarios

Escribe tu comentario aquí...